martes, 26 de junio de 2012

RENACER


Destruyes los retratos fascinantes
Para poder imaginar de nuevo el valor dorado de los sueños
Tu alma descansa sobre fuegos difíciles
Y del barro más radiante
Surge, espléndida, la figura de un hombre nuevo


En esa hoguera cayeron todos los conceptos
Y tus rasgos se depuraron
A través de una madurez venerable y fuerte
La ceguera de juventud da paso a una mirada nueva


Moldeadas las culpas
Triunfa otra clase de hermosura
De belleza
De importancia
De vida


Has creado un mundo nuevo
Donde la criatura que nace
Se parece mucho a ti.

4 comentarios:

Rafa Núñez dijo...

Qué bonito, querida Carmen. Me gusta mucho este poema.

Adelea Rojo dijo...

Gracias, amigo.

Matt Chavarria dijo...

Lindas palabras, tenes una linda forma de expresar tus sentimientos, amo la poesía.

Adelea Rojo dijo...

Gracias Matt, es un placer comprobar que hay alguien ahí, al otro lado